El monitoreo necesita ser proactivo para prevenir la interrupción de la actividad empresarial, evitar el tiempo de inactividad, optimizar el rendimiento de los sistemas y maximizar la disponibilidad. La clave para la disponibilidad es la visibilidad. Una solución automatizada de monitoreo de rendimiento y aplicaciones detecta problemas en forma permanente y alerta en tiempo real a su equipo acerca de cuándo los umbrales son vulnerados. Así, podrá profundizar en los detalles y responder de manera proactiva.

Además, una solución de monitoreo de rendimiento y aplicaciones le permite responder automáticamente a un gran volumen de problemas. El resultado es la resolución rápida de problemas, sistemas que funcionan sin interrupciones y la capacidad de aprovechar los datos del sistema y las aplicaciones para tomar mejores decisiones para su empresa, sin mencionar que eliminará la repetición de fallas, evitará las llamadas a soporte tarde en la noche y reducirá significativamente las tareas manuales y la detección y solución de problemas, sin la necesidad de contar con más personal.

Con tanto en juego, prevenir el tiempo de inactividad siempre es una prioridad. Por eso, es importante garantizar que su equipo cuente con las herramientas necesarias para detener los problemas, antes de que se vea amenazada la disponibilidad.

  • Perfeccione el nivel de la monitorización

  • Observe los recursos de los sistemas

  • Monitorice la disponibilidad y rendimiento de los sistemas y los elementos involucrados

  • Vigile las aplicaciones